9 de cada diez empresas cierran antes de los dos años después de haber iniciado operaciones, el mayor porcentaje de las  empresas que inician no sobreviven a los primeros dos años de acuerdo con datos de Nacional Financiera.  Algo nada alentador. Los factores por lo cuales las empresas o negocios no perduran son diversos como  una mala administración, la rentabilidad del negocio, la cargas fiscales, el personal no adecuado, pero entre los factores principales se encuentra la administración, es decir, que dicho negocio produzca ganancias.

“Gran parte del cierre de los negocios es por la mala administración, y también la carga fiscal puede afectar pero al final nos tenemos que adecuar, y adecuar  nuestros precios, nuestros productos, nuestro volumen de ventas para cumplir  con los compromisos que debemos de cumplir. Independientemente de que sea mucho o poco. La administración debe de estar adecuada para que la empresa sea rentable”, señaló Annet Ceja Sariñana, instructora y consultora del Centro de Desarrollo Empresarial de Nacional Financiera.

“Es necesario que los emprendedores tomen cursos de cultura empresarial para no ser parte de las malas estadísticas, el objetivo es  que las empresas sean lideradas por empresarios que se preocupan por tener los conocimientos para  administrar sus empresas no importa que sea una micro, pequeña o mediana empresa”, aconsejo Ceja Sariñana.

En México difícilmente los negocios familiares transcienden, de  cien empresas lideradas por familias mexicanas sólo 10 de ellas pasan a las siguiente generación, según datos de Nacional Financiera. Por lo tanto, la importancia de que todo emprendedor tenga las herramientas básicas para desarrollar una  idea o un plan de negocios, y que a partir de  ese plan pueda saber si ese negocio es susceptible para poderle invertir ya sea recursos financieros o tiempo.